jueves, enero 05, 2012

Ecología del Espíritu

CONVERSANDO CON UN GNOMO



PREGUNTAS Y RESPUESTAS CON BONGUITO


Hablar de Seres elementales, de gnomos, duendes o hadas tiene que ver con los cambios que estamos experimentando en el planeta y en nosotros mismos. Tiene relación con la naturaleza y sus formas de expresar. Tiene que ver con el cuerpo y la esencia. Hablar de estos llamados “espíritus de la naturaleza” nos plantea un desafío, de conocernos a nosotros mismos porque tendremos que vencer la barrera del intelecto, esa parte del ser humano que quiere definirlo todo para tenerlo seguro en el catalogo de argumentos y justificaciones. La pureza siempre será el combustible que aviva el fuego fatuo de nuestros corazones y atrae a los seres elementales. Es un estado natural.





NATURALEZA

  
Para los gnomos nosotros somos dioses en evolución, o “dioses dormidos que ya despiertan” como dice Bonguito.
Nos aman profundamente y nos respetan con ternura, y no nos juzgan por lo que hacemos con la naturaleza, de hecho no tienen la capacidad de juzgar. Debiéramos saber qué somos realmente y soñar con esto.


La Naturaleza. Debes observarla, sin olvidar que eres tú; tú eres naturaleza. Esta separada de ti (en sentido figurado) solo para que la puedas tocar, ver, oler, saborear, experimentar en la dimensión que habitas. Así es que verás su magnificencia, su infinita variedad de formas de vida y sistemas de mundos. Todo creado como piezas de un gigantesco engranaje, preciso, sincrónico y armonioso. Siempre da, por eso uso el termino Deidad; “dios da”. Sus ciclos viven, respiran y sueñan igual que tú. Sus reinos de inexpresable belleza conviven desde el nanomundo hasta los macro sistemas. Está allí para ti, para que tengan vuestra experiencia en este plano de conciencia, sino el último escalón en la evolución de las almas en este reino. Es un regalo de la Deidad.


Tu naturaleza es alabar la vida. Tu poder es imaginarla. Tu obra embellecerla con pleitesía. Tu misión vivirla, y para ello la Deidad puso allí un jardín, lleno, rebosante con todo lo que necesitas. La Naturaleza representa la abundancia, la riqueza, la opulencia siempre presente, fluyendo en ríos eternos por el cosmos, y allí esta para ti. Es un reflejo de ti, un pequeño destello de todo lo que existe y lo que podrías crear. La naturaleza es un edén con todo tipo de maravillas para ver, tocar, alabar, respirar o disfrutar. Tu, eres el centro de todo esto, se trata de ti.